imagesCAT8QZSH           Era un niño muy introvertido y no se relacionaba con los otros niños de preescolar, en la escuela secundaria e incluso más tarde en la vida diaria. Los únicos amigos que tenía eran los “imaginarios” y para él eran tan reales como cualquier otra persona. Se sentaba y jugaba con ellos, hablaba con ellos e incluso a veces, celebraba fiestas con ellos. Sus padres, al no poder ver nada más que un niño hablando consigo mismo se lo tomaban a risa, creyendo que era sólo la imaginación del niño. Hoy en día se acuerda perfectamente de sus amigos imaginarios, en frente de él teniendo largas conversaciones con ellos, en ocasiones muy intensas. Ahora que es adulto…está seguro de que eran reales, muy reales y que podía comunicarse con ellos…

Esto que he comentado en la introducción es solamente un caso de muchos. Un niño psíquico a veces, también es víctima de verdaderas experiencias de terror. Los niños, de forma natural, tiene una mente más abierta y más inquisitiva. Por esta razón, las experiencias psíquicas son bastante comunes. Sin embargo, la diferencia radica en la frecuencia de los eventos psíquicos que tienen lugar en la vida del niño. Algunos de los signos de las capacidades psíquicas de los pequeños pueden parecer experiencias comunes de la infancia, pero en algunos situaciones fuera de lo normal, como tener amigos imaginarios. Los adultos tienden a pensar que el niño sólo tiene una imaginación hiperactiva, cuando en realidad, lo más probable es que estos niños están realmente interactuando con algún tipo de espíritu presente en su vida.

La mayoría de los médicos y psicólogos están de acuerdoen la teoría de que los amigos imaginarios realmente interactúan con alguien que sólo ellos ven y oyen. Las habilidades psíquicas en los niños pueden aparecer de muchas maneras diferentes, pero en el caso de los amigos imaginarios se trata a menudo del espíritu guía del niño o un ser querido fallecido, sin embargo también se pueden tratar de apariciones… negativas.

Vamos que puede no ser una simple imaginación. Si el niño tiene ciertas habilidades psíquicas puede ser la evidencia de que tenga algo más que simple imaginación. Como por ejemplo, cuando se le pide una descripción del amigo imaginario y el niño transmite constantemente la misma descripción y entonces te das cuenta de que no parece provenir de una imaginación infantil por la manera de describirlo, como si estuviera describiendo a una persona real que tiene enfrente o como cuando habla de colores o de un resplandor en torno a su amigo imaginario o incluso pueden describir la ropa de una cultura o una época diferente y si se repiten estos datos pueden ser una prueba de que en realidad están interactuándo con algún tipo de espíritu que ellos solo ven…vamos que se puede estar comunicando con fantasmas. En cambio, en el caso de que las descripciones cambien día a día, simplemente se trata de una invención.
Pero no en todos casos un amigo imaginario es positivo, las entidades se pueden presentar al niño de una manera hostil, que se reflejaría en un terror extremo a la oscuridad y con frecuencia hablando solo por la noche, pudiendo llegar a insistir en que se le deje la luz encendida mientras duerme, o en los casos más extremos puede pedir que alguien se quede en la habitación con él o ella hasta que se duerma…o como en mi caso querer dormir con mamá porque siente un miedo horrible. Ha habido noches que se ha levando de la cama temblando, con una carita de terror que me ha causado bastante miedo y diciendome….”viene”.

Estos son sólo unos pocos detalles de una larga lista de señales de que un niño puede estar comunicándose con algún tipo de espíritu en lugar de tener amigos imaginarios que han creado a partir de su imaginación. Por desgracia, los niños psíquicos son cada vez menos comprendidos, en muchos casos pueden ser tratados por psicólogos o psiquiatras de una manera inadecuada. Por estos motivos es importante que el niño, niña se siente cómodo a la hora de comunicar abiertamente sus experiencias, haciéndole saber que estas habilidades son un regalo de la vida. Gracias a Dios mi hijo no tiene problemas a la hora de comunicarse con nosotros y expresar lo que le está pasando…sea para lo que sea…

En algunos casos, el niño no se siente seguro hablando abiertamente sobre lo que le está ocurriendo y en ese caso se debe buscar otras vías para que pueda expresarse. Pero si no se comprende las habilidades pueden acabar en depresiones, sensaciones de locura u otras experiencias mas dañinas. Es bastante complicado si el niño no declara sus sensaciones. La capacidad mediúmnica de los niños es superior a la mayoría de los adultos, pero en muchos casos con el paso de los años pierden esta capacidad, ya no siendo receptivos a los mundos espirituales y quedarse en una experiencia mas…

La psicología opina que los niños que crean compañeros ficticios demuestran una mayor capacidad de adaptación social, al contrario de lo que se piensa. La creación de estos seres invisibles genera dudas y temores en muchos padres, pero es un fenómeno inofensivo y hasta beneficioso…según de que amigo imaginario se trate claro está…según mi punto de vista.
El compañero invisible también es un obstáculo cuando dificulta los vínculos del menor con otras personas, porque prefiere estar con su amigo imaginario. Cuando se advierten estas conductas y mucho más si ocurren cuando el niño es mayor de siete años, se debería acudir a un profesional.

Aunque el mundo y el amigo imaginario de su hijo parezcan graciosos, no se debe participar, ni estimular, ni tampoco reprimir a los niños para que sigan jugando y conversando con su amigo. Si su hijo tiene un amigo imaginario, es aconsejable que se le observe discretamente, más que nada para sacar de sus conversaciones con el amigo alguna necesidad o deseo emergente, y saber si su amigo invisible es bueno o malo. Esta observación te ayudará a conocer mejor a tu hijo. Jamás se le debe regañar por esta imaginación. Eso podria herirle a tal punto que evitará charlar con su amigo delante de nuestra. Se debería controlar el tiempo que su hijo está con su amigo imaginario…diariamente.

La pregunta entonces sería…¿Cuando, el amigo imaginario se debería convertir en una preocupación?
Cuando los niños se adentran en este mundo de fantasía e imaginación, los padres solo tendrán razones para preocuparse si su hijo se agarra al amigo imaginario a tal punto que le impida cumplir con sus tareas y compromisos cotidianos o que vean que su hijo ya no desea tener amigos reales para jugar y relacionarse.
Además, si notan que el niño se ha vuelto retraído o ha adquirido comportamiento agresivo a causa de un amigo imaginario violento, deberán buscarse ayuda y apoyo de algún especialista. Situaciones como esas podrían generar otros problemas.

Pero a medida que el niño crece, se ven expuestos a las manipulaciones de la sociedad, olvidando todo cuanto llegaron a ver, oír y escuchar desde el más allá y no pudiendo volver a “ver” más allá de la supuesta realidad que nos han inculcado, incluso llegando a pensar que todo lo desconocido es fruto de la imaginación y de la mera coincidencia. No queriendo ir en contra de la sociedad, el niño comienza a cerrarse y a convencerse de que lo que están viendo u oyendo no forma parte de la realidad, para perder en su totalidad sus capacidades psíquicas. Muchas persona describen sus experiencias paranormales de cuando eran niños, pero en muchas ocasiones nunca hablan. Al no comentar esas experiencias con otras personas que comprendan lo que les ha sucedido no saben cómo procesar o comprender, y mucho menos saber qué hacer sobre ello. Pero otro punto a tener en cuenta es que en otras ocasiones las experiencias no eran muy agradables, ya que la comunicación con el más allá conlleva la apertura a diferentes “seres” pudiendo causar miedo y mucha angustia en la vida del niño, así como la de los padres.

Algunos casos particulares:

Una niña de seis años hablaba con su madre de una aparición fantasmal que llevaba meses viendo. Ella y su hermana gemela incluso dieron el nombre del fantasma. El padre y la madre atribuyeron este fenómeno a la imaginación viva y a una fantasía infantil. Pero las niñas se quejaban de las continuas apariciones de la misteriosa figura. El matrimonio se comenzó a preocupar y decidieron preparar una cámara fotográfica para así demostrar a las pequeñas que todo era fruto de su imaginación. Un día, las niñas les dijeron a sus padres que el fantasma se encontraba justo en la venta de la habitación de estas y con la cámara en mano el padre hizo la fotografía a la ventana. Él había tomado una fotografía de sus hijas sentadas en la cama leyendo un libro juntas. Cuando la fotografía fue rebelada, una imagen de un rostro apareció en la ventana.

Comunicación desde el más allá

Uno de los ejemplos más comunes de la actividad paranormal es cuando un niño es capaz de ver, oír o comunicarse con alguien que ha pasado del cuerpo físico a otra dimensión, o sea el fallecido. En algunas ocasiones se trata de un pariente o alguien que el niño conoce. El caso más común es el del niño que afirma haber hablado con su abuelo que nunca ha conocido, siendo capaz de describirlo a la perfección. La ciencia no tiene muchas explicaciones al respecto, lo que entonces no se trata de la imaginación del niño que perfectamente pudo haber visto y oído al abuelo fallecido, quien estaba tratando de comunicarse a través del miembro de la familia más abierto y receptivo que es el niño. Hablo con total afirmación en este caso pues es lo que me ocurrió a mí…yo no conocí a mi abuelo…y no recordar que es lo que me quiso decir cuando se me apareció es bastante frustrante…

Siguiendo con el tema…. en otras ocasiones, esos niños que son abiertos y receptivos a la comunicación con el mas allá y que pueden ver y escuchar a otras personas que ya no están entre nosotros puede ser una experiencia aterradora sobre todo cuando pueden ver o escuchar a personas que son totalmente desconocidos para ellos…o en el caso de mi hijo..que le ve la cara borrosa. Muchas veces estos otros espíritus se acercan, después de que el niño ha hecho un primer contacto con alguien que conocen. El hecho de que el niño haya sido capaz de comunicarse con un ser de otra dimensión es como si estuviera dando la bienvenida a otros visitantes. Estos otros visitantes vienen con frecuencia cuando el niño está dormido o simplemente en el momento en que su mente está más relajada y abierta. A menudo, esto puede causar un poco de confusión y puede asustarlo, esto sucede cuando el niño se encuentra más receptivo.

Los niños y los fenómenos paranormales es una combinación que no deben ser tratados a la ligera. Existe una gran diferencia entre la imaginación y lo que los niños dicen ver. No por ser un niño es significado de imaginación y fantasía siendo en algunos casos una conexión con el mas allá.
Se debe escuchar más a los pequeños, porque ellos no han sido contaminados por la sociedad actual. Tienen la mente limpia…inocente. Y de ahí el miedo…la inocencia infantil puede ser un peligro para aprovecharse de los pequeños y hacerles mucho mas daño y eso, por lo menos a mi, me da mucho…mucho miedo.