(Fantasma de una persona viva)

Es un mito germano que significa que cada humano posee un doble fantasmagórico; tu otro yo maléfico o fenómeno de bilocación.

En algunas leyendas, como la nórdica o germana, ver el propio “Doppelgänger” es un mal augurio de muerte. Si es visto por un familiar o amigo de una persona,  puede traer la mala suerte, indicación de alguna enfermedad o problemas de salud inminentes. Su símbolo es “la máscara”.

Estos supuestos “fantasmas personales” no proyectan sombra y no se reflejan en el espejo ni en el agua. Se supone que dan consejo a la persona a la que imitan, pero este consejo puede ser engañoso o malicioso. En ocasiones, también puede inculcar ideas en la víctima para crear confusión.

Otras informaciones de este mito nos lleva a la conclusión de que un Doppelgänger es cuando una persona puede estar en dos sitios a la vez, con voluntad o involuntariamente, lo que sería el fenómeno de bilocación. Caso en el que nunca se cruzarían la persona real con su “doble” pues sería faltal el resultado.

Tal vez será un ente imitador en el otro plano espiritual. Un Doppelgänger ofrece resistencia al tacto, pero es incorpóreo; se puede atravesar…

Casos de Doppelgänger en la historia:

– Emilie Sagée: El caso de una maestra de escuela del siglo XIX que fueron registrados por Robert Dale Owen cuando Julie Von Güldenstubbe dio a conocer lo que le ocurrió. Según Julie Von, afirmó a ver visto  en el año 1845-46, a la edad de 13 años, el doble de su maestra francesa Sagée a plena luz del día, dentro de la escuela:

“Hacía como que escribía y comía sin llevar nada en las manos. Se movía independientemente de Sagée y permanecía quieto mientras ella se movía”.

Contó que ella y una amiguita suya pudieron traspasar a ese Doppelgänger.

– Guy de Maypassant: registró sus propias experiencias con su Doppelgänger ¿Él?

-Percy Bysshe Shelley: afirmó haber conocido a su “doble” que se la apareció para presagiarle su propia muerte.

– John Donne, poeta metafísico inglés: conoció, al parecer, al Doppelgänger de su esposa en París que le presagió la muerte de su hija, aún no nacida.

También existen versiones literarias de un Doppelgänger que sería sin duda alguna, la obra del Dr. Jekyll y Mr. Hyde.

Anuncios